¿Cómo aliviar el dolor?

¿Por qué siento dolor?

El dolor en la artritis psoriásica puede relacionarse con varias causas:

  • La inflamación del tejido articular y/o del líquido que amortigua las articulaciones.
  • La inflamación de la inserción de un tendón en la articulación o de los propios tendones.
  • La inflamación de otras estructuras que constituyen la articulación.

¿Qué puedo hacer para aliviarlo?

Este dolor puede manifestarse de forma aguda o crónica, de manera continua o intermitente según el tipo de atritis psoriásica. En algunos casos, podremos aliviarlo con técnicas y tratamientos, mientras que en otros, podría llegar a despertarnos por la noche y a no mejorar cuando estamos en reposo.

Cuando afecta a las articulaciones de las manos, es común presentar dificultad para abrir y cerrar las manos, dolor y rigidez articular, aunque esta situación va mejorando con el movimiento.

Sigue estos consejos para calmar el dolor:

Cuando sufras inflamación en la zona de inserción en el hueso, de un músculo, tendón o ligamento (lo que se conoce como entesitis), aplica frío sobre la articulación durante 10 minutos aproximadamente. Ten cuidado, aplicarlo durante más tiempo, puede provocar quemaduras en la piel.

Si la articulación está inflamada, vas a necesitar reposo y no mover la zona afectada. Utilizar férulas de material rígido o semirrígido te ayudará a inmovilizarla. Recuerda que el uso de férulas puede generar atrofia muscular, por lo que será imprescindible que tu especialista haga un seguimiento para comprobar si la férula está realizando una función adecuada.

La rehabilitación y el ejercicio son fundamentales para mantener y mejorar la movilidad y funcionalidad de las articulaciones, estén o no estén afectadas por la artritis psoriásica. Tu reumatólogo o fisioterapeuta te indicarán los ejercicios que puedes realizar.

La electroterapia (microondas, ultrasonidos) es una técnica poco útil. Tampoco son eficaces los masajes, la quiropraxia o la osteopatía, de hecho, se desaconsejan por el riesgo de daño articular irreversible.

Sigue el tratamiento farmacológico que te ha indicado el médico. Probablemente incluya medicamentos con afecto analgésico y antinflamatorio. Puedes encontrar más información en la sección Tratamientos.

¿Cómo afecta el dolor?

El dolor, además de la propia sensación desagradable que implica, puede provocar en nosotros repercusiones físicas, emocionales y sociales.

Repercusiones físicas

  1. A nivel cardiovascular, el dolor puede aumentar la frecuencia cardíaca y la tensión arterial y, a nivel respiratorio, puede disminuir la capacidad de toser y provocar así una retención de mucosidad.
  2. El dolor crónico puede alterar la sensación de hambre o el apetito, produciendo un aumento de las necesidades nutricionales debido a un mayor gasto calórico.
  3. También puede provocar dificultades para orinar y ocasionar una retención de líquidos, así como estreñimiento.
  4. Para compensar el dolor, es posible que adoptemos posturas inadecuadas que pueden dar lugar a la aparición de contracturas musculares.
  5. Si no logramos paliarlo, el dolor puede cronificarse y asociarse a una fatiga física intensa que empora mucho la calidad de vida de los pacientes
  6. Además, el sistema inmunitario puede verse alterado, disminuyendo su capacidad de respuesta frente a infecciones.

Repercusiones sociales

  1. Que el dolor persista tiene repercusiones en nuestro entorno, por ejemplo, en las rutinas familiares, donde puede ser necesario un cambio de roles.
  2. Asimismo, puede causar cierta incapacitación profesional.
  3. Y disminuir la capacidad de disfrutar del tiempo de ocio.

Repercusiones psico-emocionales

  1. El dolor puede afectar en las capacidades de atención y concentración, haciendo que éstas disminuyan.
  2. Si el dolor se mantiene a la hora de dormir, puede llegar a provocar insomnio.
  3. Cuando la evolución del dolor no mejora, la ansiedad y el sentimiento de tristeza pueden aumentar y llegar a provocar cuadros de depresión, como consecuencia de la incertidumbre por la evolución del dolor y la impotencia de no poder mejorarlo.

Si tu dolor persiste, habla con tu médico para valorar si es preciso cambiar de tratamiento o ajustar las dosis.
¡Seguro que encontráis la mejor solución!

Para más información, puedes leer este artículo: Dolor, consejos para hacer más fácil la vida diaria.

Escucha el testimonio y los consejos de otros pacientes

Ale, paciente de artritis psoriásica desde hace 10 años, explica cómo el deporte le ha ayudado a convivir mejor con la enfermedad.
¿Cómo afecta la artritis psoriásica en el día a día de los pacientes? Irene, socia y colaboradora de Acción Psoriasis, cuenta su experiencia personal.
¿Tienes alguna consulta?

Si quieres te contactamos para informarte y asesorarte.

¡Te ayudamos a que convivir con la artritis psoriásica sea más fácil!

eat2

Hábitos de alimentación

¿Sabías que nuestra alimentación cotidiana influye en la evolución de la artritis psoriásica? Te explicamos cómo alimentarte para controlar mejor la enfermedad

shirt2

Trabajar con artritis psoriásica

Resuelve tus dudas sobre cómo hacer compatibles la artritis psoriásica y tu trabajo

about2

Sobre nosotros

¿Sabías que nuestra alimentación cotidiana influye en la evolución de la artritis psoriásica? Te explicamos cómo alimentarte para controlar mejor la enfermedad