¿Qué es la artritis psoriásica?

¿Qué es la artritis psoriásica?

La artritis psoriásica es una enfermedad inflamatoria crónica que afecta a las articulaciones de los pacientes de psoriasis. Aunque no tiene cura, es posible tratarla y es importante que sea de forma correcta y precoz, para evitar desarrollar una discapacidad en las articulaciones. Esta enfermedad afecta a entre el 10 y el 30 % de los pacientes con psoriasis cutánea y a unas 200.000 personas en España.

¿Quiénes tienen más probabilidades de desarrollarla?

Los pacientes con psoriasis más acentuadas sin control que, a la vez, presentan afectación importante en sus uñas (psoriasis ungueal).

la opinión del especialista

El Dr. Alejandro Muñoz explica qué es la artritis psoriásica y cómo detectarla.

¿cómo se produce?

La artritis psoriásica viene asociada a una inflamación acompañada de dolor y aumento de la temperatura en la zona afectada, así como dificultad para poder moverla. En general se produce en pacientes con psoriasis cutánea de incluso muchos años de evolución. Sin embargo, de forma ocasional, la afectación en las articulaciones aparece meses o años antes que la afectación en la piel, o a veces, las lesiones de la piel son tan mínimas que pueden haber pasado desapercibidas por el médico y el paciente.

En el momento de producirse una inflamación, es importante acudir al médico, ya que de no aplicarse el tratamiento adecuado rápidamente, la afectación en las articulaciones podría empeorar, llegando a provocar una deformidad en la zona afectada acompañada de una dificultad de movimiento.

Si tienes psoriasis y sufres dolor o hinchazón articular, pregunta a tu médico si tienes artritis psoriásica. El diagnóstico precoz de la artritis psoriásica es fundamental para evitar las secuelas.

Ni la psoriaris ni la artritis psoriásica se heredan, aunque sí que hay factores genéticos que predisponen a padecerlas y determinan una cierta predisposición familiar a la enfermedad.

Es decir, los hijos de un paciente con artritis psoriásica tienen más probabilidades de desarrollar la enfermedad, que los hijos de una persona sana sin artritis psoriásica, pero no forzosamente van a padecerla.

Alrededor del 30% de los pacientes con psoriasis tienen antecedentes de familiares con esta enfermedad.

En España, más de 1 millón de personas sufren psoriasis cutánea, y entre un 10 y un 30% de ellas podrían llegar a desarrollar artritis psoriásica a lo largo de su vida. Concretamente, se calcula que unas 200.000 personas sufren la enfermedad en nuestro país.

Para diferenciar la artritis psoriásica de la artrosis debes fijarte en cuándo aparece el dolor:

  • ARTRITIS PSORIÁSICA: El dolor aparece en reposo y desaparece al mover la articulación.
  • ARTROSIS : El dolor desaparece en reposo y aparece cuando hay movimiento.
En el 60-70% de los casos, la psoriasis en la piel precede a la artritis psoriásica. Es decir, la mayoría de las personas que acaban desarrollando artritis psoriásica, la manifiestan después de haber sido diagnosticados de psoriasis cutánea, con una media de 10 años entre la aparición de la afectación cutánea y el diagnóstico de la artritis.

En el 10-25% de los casos, la artritis aparece antes que las afectaciones en la piel, hecho que provoca que se pueda confundir con una artritis normal.
Sólo en un 10-15% de los casos, las manifestaciones de psoriasis y artritis aparecen de forma simultánea.

¿Dónde y cómo afecta la artritis psoriásica?

La artritis psoriásica se manifiesta en las articulaciones de distintas formas: puede afectar tanto a las articulaciones periféricas (brazos, piernas, codos, muñecas, manos y pies), como en la zona del esqueleto axial (columna vertebral, caderas y hombros). A veces, puede incluso llegar a afectar a los ojos, comportando afectaciones oculares, como conjuntivitis o uveítis.

Al igual que la psoriasis, la artritis psoriásica puede presentarse de forma leve, moderada o grave.

Ésta se manifiesta de forma distinta en cada paciente; las articulaciones afectadas y el desarrollo de la enfermedad varían de una persona a otra. No obstante, todos los tipos de artritis psoriásica se caracterizan por signos inflamatorios que determinan dolor, diversos grados de hinchazón y rigidez en las zonas afectadas.

Aunque los pacientes con psoriasis extensa tienen más probabilidad de desarrollar artritis psoriásica, la gravedad de la artritis psoriásica no tiene relación con el tamaño de la psoriasis en la piel, ni con la inflamación y descamación de las lesiones. Es decir, una persona puede tener psoriasis cutánea muy grave y no tener artritis, y al revés.

La artritis psoriásica puede presentarse desde afectando a muchas articulaciones, como una enfermedad grave y con una importante limitación de la movilidad y discapacidad, hasta formas menos agresivas con afectación de pocas articulaciones y con escasa o nula limitación del movimiento y de la vida del paciente. Sin embargo, y dado que se trata de una enfermedad crónica, aditiva (va afectando a más articulaciones, con el tiempo) y discapacitante, es necesario acudir a un reumatólogo para su manejo siempre que aparezca.

Es una enfermedad crónica y sin cura. Sin embargo, con un diagnóstico precoz y un buen tratamiento, se consigue una buena evolución de la enfermedad, frenando el daño en las articulaciones y la posible discapacidad.

  • Traumatismos.
  • Algunos medicamentos.
  • El sobrepeso y el tabaco son factores también asociados a una mayor comorbilidad y gravedad de la enfermedad.
El reumatólogo es el profesional que conoce mejor tu artritis psoriásica. Acude a él si notas un empeoramiento de la enfermedad.

Cuanto mayor y más intensa es la psoriasis en las uñas (lo que se conoce como afectación ungueal), más probable es que se desarrolle artritis psoriásica. Los últimos estudios afirman que este tipo de psoriasis debe considerarse como un factor precoz de artritis psoriásica. Algunos pacientes no la tienen, otros la tienen muy modesta (como pequeños puntos) y algunos la manifiestan de forma más abundante con engrosamiento y deformación de las uñas. A veces, incluso se produce la destrucción y desaparición temporal de toda la uña.

Su afectación es antiestética y puede ser dolorosa y provocar dificultades en ciertos trabajos y actividades del día a día.

Tipos de artritis psoriásica

Los reumatólogos distinguen entre dos tipos de artritis psoriásica: axial y periférica. Sin embargo, y desde el punto de vista clínico y para su manejo, distinguen entre 3 formas clínicas diferentes, en función de donde se ubique su afectación:

Afecta a la columna vertebral.

Todas las manifestaciones excepto las axiales.

Pacientes que tienen los dos tipos de manifestaciones, según la clínica predominante.

Atendiendo a las manifestaciones clínicas del paciente, la artritis psoriásica se puede clasificar en:

Tiene lugar en las extremidades y afecta a cuatro o menos articulaciones, de una forma asimétrica.
Es la más común, como forma de presentación inicial, aunque con el tiempo, y si no se inicia el tratamiento adecuado, evoluciona a formas poliarticulares por el carácter aditivo de la enfermedad (con el paso del tiempo, afecta cada vez a más articulaciones).
Similar a la artritis reumatoide, esta tipología afecta a cuatro o más articulaciones.
Afecta al 15% de los pacientes de artritis psoariásica.
Es una inflamación de la columna vertebral que afecta a la misma columna y a las articulaciones de la pelvis. El dolor se siente en el cuello, en la parte baja de la espalda y en las articulaciones sacroilíacas, y provoca dificultades en el movimiento articular de estas zonas. Es un rasgo común y característico de la familia de las espondiloartritis.
Afecta al 15-30% de los pacientes de artritis psoriásica y suele presentarse asociada a la afectación periférica. De forma aislada es excepcional (se da únicamente en alrededor del 5% de los casos).
Artritis que afecta a las puntas de los dedos de las manos y/o de los pies. Esta forma suele asociarse a la afectación de psoriasis ungueal.
Afecta a un 5% de los pacientes de artritis psoriásica.
Artritis que afecta directamente a los dedos de las manos o de los pies. Se trata de una artritis destructiva muy poco frecuente actualmente, que puede provocar incluso la desaparición de partes del hueso con acortamiento de los dedos afectados. Por lo general, no afecta de forma simétrica, pues este tipo de manifestación involucra unos pocos dedos.
Afecta a un 1% de los pacientes de artritis psoriásica.

También puede interesarte

relacionado1

Sobre nosotros

Acción Psoriasis es una asociación sin ánimo de lucro, integrada por personas con psoriasis, artritis psoriásica y familiares

relacionado2

Tratamientos

Descubre los tratamientos disponibles y otras recomendaciones que debes tener en cuenta

visita_180

Prepara tu visita

Anota estos consejos para que tu próxima visita al reumatólogo sea satisfactoria y puedas conseguir un mejor control de la artritis psoriásica

¿Tienes alguna consulta?

Si quieres te contactamos para informarte y asesorarte.